blog funeraria mayaguez memorial, funeraria, mayaguez

¡Feliz Cumpleaños, Papi!

¡Feliz Cumpleaños, Papi! Un día como hoy nació mi padre, Ariel González Pérez, dueño de Mayagüez Memorial y su director funerario desde que la adquirió en 1976 hasta su fallecimiento en 2009. Hoy cumpliría 85 años. ¡Qué falta tan inmensa me hace! Fue muy difícil para mí, su hija mayor y su compañera de trabajo por más de 20 años, perderlo aun cuando fue avisado y cuando pudimos despedirlo, honrar su vida y su legado como él lo deseaba. No puedo imaginar el dolor que sienten las familias que atiendo, cuando les tengo que decir que no podemos celebrar un velorio. Que ese ultimo adiós que tanto anhelan no va a ser posible, que no podrá venir toda la familia ni mucho menos todos los amigos de barrio, de la iglesia, en fin las personas importantes en su vida. Esta pandemia nos ha cambiado la vida... ¿qué hacer ante tan difícil situación? En mi rol de director funerario trato, al igual que mis compañeros, de complacer a las familias dentro de los estrechos y casi inexistentes márgenes que nos da la ley. Hacemos sugerencias y proveemos alternativas para que las familias puedan cerrar el libro de esa vida que ya no está, aun así no es suficiente. Me quedo con deseos de poder hacer más. Cada vez que me encuentro en esta posición pienso, si fuera mi papá o mi mamá, ¿qué haría? Se me retuerce el corazón por la impotencia que siento al poder hacer tan poco. En días como hoy pienso en lo que habría hecho mi padre. Sé que me habría dicho, a mal tiempo, cara al viento! Hay que trabajar con lo que tenemos y ocuparnos de que todos tengan una despedida digna y compasiva, aun cuando la familia no pueda estar toda presente. Entonces, nos toca a nosotros ocuparnos de que ese ser que ya no está y también nos toca ocuparnos de esa familia que no se puede reunir. Nos convertimos entonces en el virtual hombro amigo en donde puedan desahogar su dolor. Precisamente eso llevamos haciendo estas pasadas seis semanas y continuaremos siendo apoyo y consuelo para todos los que nos necesiten. No cesaremos de buscar formas a través de las cuales podamos ayudar a los demás a celebrar la vida de los seres queridos que partieron antes. Sé que no es, ni será tarea fácil, pero le doy gracias a Dios por guiar mis pasos en este caminar, también doy gracias a mi padre, mi tíos y mi abuelo de quienes heredé y aprendí el deseo de servir a los demás en sus momentos mas difíciles y vivir la enseñanza que nos dejó Jesús, amar al prójimo como a nosotros mismos. Hoy celebro con nostalgia la vida del Flaco y le digo desde donde estoy: ¡Feliz Cumpleaños Papi, gracias por tanto amor! Celebro tu vida hoy y siempre, pues eres eterno en mi corazón.